La historia de mi simself - XIV (Final)


XIV

Mi amiga Karen llevaba poco tiempo en la ciudad y aún no terminaba de instalarse, pero no dudó en recibirme.
-Cof, cariño, tengo tres habitaciones y ni perro que me ladre. ¡Claro que puedes quedarte! ¿Sabes qué? ¡Ya mismo les prepararemos una habitación especial a estas ternuritas!- dijo risueña. No le faltaban pretendientes, pero ella solo quería centrarse en sus estudios.
Pablo y yo no hemos vuelto a hablar. De mi parte, espero que pase el temblor para ver cómo seguimos… aunque no creo que podamos “seguir” de ninguna forma. He empezado a dudar de todo lo que sentía por él y del amor que él me daba y he llegado a la conclusión de que lo nuestro era quizás algo tradicional, una elección. Aún lo quiero y estoy segura de que él también a mí, pero siento ahora que todo este tiempo nos hemos forzado a “hacer lo que se debe y en el orden correcto” lastimándonos y mintiéndonos cada día un poco más.
Estaba más tranquila. Aún no sabía qué hacer respecto a Gustavo, pero él se ocuparía cierta mañana de forzarme a decidir a través de una llamada.
-¡Cof! ¡Me alegra escucharte! Muero por conocer a tu hijo, ¿ya ha nacido verdad?-
-Pues… sí… ¡son gemelos!- le dije. Temblaba como una hoja en un temporal.
-¡Gemelos! ¡Vaya sorpresa! Sabes, me gustaría conocerlos, ¿será que puedo?-
No había forma de escaparse.
-Sí, claro. Estoy parando en la casa de una amiga, anota la dirección-
-¿Y eso? Acaso Pablo y tú…-
-Ya te contaré cuando vengas.-
Al abrir la puerta mi corazón se detuvo: Gustavo llegó con Silvia. Debí haberle dicho que viniera sólo, no quería que ella se enterara así.
-¡Hola! Perdona que viniera sin avisar, es que justo llegaba cuando Gustavo estaba saliendo a verte.-
-Pues…-
-Ay, linda, perdóname… pero ¿me dejarías pasar al baño? ¡Hoy probé una nueva bebida energética y parece que hubiese tomado un diurético!-
-Claro, ve al de arriba que mi amiga está duchándose aquí abajo. Gustavo, pasa.-
Unos minutos después uno de mis niños comenzó a llorar y al subir a atenderlo me encontré con Silvia en el dormitorio.
-Silvia… yo…-
-Perdona Cof, me equivoqué de puerta y… esto… ¿es lo que yo creo?-
-Silvia… Gustavo no lo sabe y realmente no quería que te enteres así. No quiero interferir en su relación pero tampoco puedo ocultárselo más. Entiéndeme, por favor.-
-¿Sabes? Aquí la que interfiere soy yo. Tendré que aceptarlo de una vez. Él te nombra cada día por cualquier motivo, una película, una comida, todo tiene que ver contigo. Creí que solo eras una vieja amiga e intenté dominar mis celos, pero ahora lo entiendo todo.-
-Silvia…-
-Déjalo. Tú no tienes la culpa. Nadie la tiene. Mucho menos ellos. Cof, sólo hay que pensar en ellos. Hablaremos otro día, me iré ahora.-
-Silvia, ¿a donde vas, qué es lo que pasa?- preguntó Gustavo sorprendido al verla correr hacia la puerta.
Silvia se fue sin decir una palabra, ocultando su rostro empapado de lágrimas. Sentía mucha pena por ella, era una mujer maravillosa que merecía lo mejor. Odiaba estar haciéndole tanto daño.
-Gustavo, hay algo que debes saber. Ven conmigo por favor.-
Gustavo se acercó primero a Julia y luego a Camilo. Después volteó a verme y se quedó en silencio.
-No son hijos de Pablo. Son nuestros. Lo lamento, Silvia acaba de enterarse sin querer…-
-Cof… ¿me hablas en serio? ¿Por qué me dices esto ahora? ¿Por qué esperaste tanto tiempo?-
-No quería interferir en tu relación ni quería obligarte a nada, tuve miedo, no lo sé…-
-¿Estás loca? ¿Miedo de qué? ¡Jamás te dejaría sola con esto!-
Gustavo sonrió y me abrazó muy fuerte. De pronto sentí como mi pecho soltaba todo el miedo contenido y relajaba mis músculos al límite del desmayo. 
-¿Sabes Cof?, no sé si quieres o no, pero yo voy a besarte ahora- dijo poniéndose serio.
Cómo negarme si llevaba meses deseándolo...
 Camilo comenzó a llorar otra vez y le ofrecí el biberón.
-¿Quieres...?-
-No sé si sabré hacerlo… Dios… estoy muy nervioso…-
Al ver a Camilo en brazos de Gustavo, creí estar viendo la imagen más hermosa que había visto en mi vida y lo entendí todo.


FIN

Así fue como comenzó la historia de la familia de mi simself. Hoy Cof y Gus viven en un departamento en San Myshuno buscando cumplir con los objetivos de ambos. Si quieres seguir la historia de su vida, te invito a unirte a mi Grupo de Facebook , donde estoy subiendo desde hace rato sus andanzas a partir de que decidieron volver a estar juntos <3





Comentarios