La historia de mi simself - V

V
Cuando Pablo llegó del trabajo fingí estar dormida. No sabía si podría mirarlo a los ojos después de lo que había pasado con Gustavo. 


Pero me conoce tan bien que sabe exactamente qué hacer para encenderme hasta en mis peores momentos. Se acostó junto a mí y comenzó a acariciarme mientras respiraba agitado en mi nuca. Sentí su calor y su fuerte miembro viril presionando sobre mis glúteos... 


Otra vez el temblor, era inevitable, no podía compararse lo que sentía en mi corazón por él con ningún fin del mundo, eran cosas diferentes. Ya no resistí y me enfrenté a él para dejar que derrame todas sus ganas dentro mío sin miedo a nada...


Comentarios