La historia de mi simself - IV


IV
No lo pensé, realmente no tenía ganas de pensar. De pronto dejé de escuchar cualquier sonido ajeno al de su respiración agitada, no supe quién era yo, quién era él, dónde estábamos. Mi cuerpo actuaba solo respondiendo al estímulo electrizante de sus caricias y si antes había sentido terremotos, entre sus brazos parecía estar frente al fin del mundo...

Cuando quise irme, con la mirada baja intentando ocultar mi mezcla de sentimientos de culpa y placer extremo, me tomó del brazo y me miró de forma salvaje. Me dejé llevar porque ya no tenía fuerzas para resistirme y volvió a tomarme de una forma tan brusca como sensual sobre el sofá...

Comentarios