"Me caigo y me levanto", quinta entrega: el amor está en el aire... y también la violencia!

Mis chicos se han convertido ya en buenos amigos. Las horas son largas en la casa y tienen oportunidad de conversar bastante. Han dejado de temerle a Kuka y comenzado a comprenderla, aunque siguen sin conocer su más oscuro secreto. Sólo saben que tiene una tremenda relación con la señorita Ortiz, porque pelean cada vez que llega con el correo, y que también algo sucede con el fantasma que circula por la casa e intentan ayudarla sin indagar demasiado.
Por su parte, Kuka está haciendo un esfuerzo enorme por no volver a cometer locuras, pero la señorita Ortiz parece reírse en su cara cada vez que la ve y no puede soportarlo... Será capaz Kuka de contener sus demonios? O volverá a asesinar vencida por ellos?

En otras noticias, parece que lo de Richard va en serio! 
Akito vino de visita invitado por él a una pequeña fiesta en casa junto con algunas personas más y Richard finalmente le confesó sentirse tremendamente atraído. Después de ese primer tierno beso que se dieron en el living, Richard no pudo dejar de pensar en él. Akito se sintió alagado, pero intentó alejarse durante toda la noche, quizás por simple vergüenza. Cuando todos se iban, Richard corrió tras él y sin hacerle preguntas le robó un beso, uno de esos que te dejan pensando y no te dejan después dormir...

Richard encuentra en sus sentimientos por Akito la fuerza necesaria para seguir adelante con el desafío, mientras que Paula lucha con su timidez que no la deja acercarse demasiado a Dolores y David sigue intentando ligar con cuanta mujer encuentre en cada festival al que concurren.

Comentarios