Desafío "Todo por mi sueño", segunda entrega: a Lidia le pesa la soledad

Sólo pasaron unas semanas desde que se fue de su casa y Lidia, sin perder las esperanzas, siente miedo. Las horas pasan entre libros de pintura, tragos y alguna salida, pero su billetera aún no hace que se sienta segura. Este fin de semana decidió hacer una pequeña reunión en su casa para ofrecer sus servicios, pero sólo ganó 600 simoleones (y tuvo que invertir más de 100 en la fiesta).
Creyó que iba a ser un poco más fácil, pero le está costando bastante.
Ya casi termina con el primer libro de pintura y pensaba invertir en otro, pero el equipo de música explotó! Ay! Cuánto le cobrará el técnico para solucionarlo? Quizás sea mejor que intente arreglarlo ella misma... qué tan difícil puede ser?
Lidia va desde la esperanza a la desesperación en minutos, cuando la soledad la invade...
Por suerte para ella, existe la linea de ayuda para tristes... y el alcohol.
Qué pasará cuando lleguen las facturas de la casa? Podrá Lidia solventar los gastos o tendrá que pedirle otro préstamo a su amigo y seguir endeudándose?...


Comentarios